Quinua – El grano de Oro de los Incas

Es oriunda de los andes peruanos y otros países sudamericanos. Según las investigaciones del historiador Max Uhle fue domesticada antes de los 5,000 A.C. de Cristo, basado en los hallazgos arqueológicos que se produjeron en la ciudad peruana de Ayacucho.

Fue tanta la importancia que tuvo para los incas, que en aquellos tiempos se celebraba una ceremonia especial, en la que el inca plantaba las primeras semillas de la temporada de siembra, y durante el solsticio los sacerdotes ofrecían vasijas de oro, llenas de quinua al Inti o Dios sol.

Existen muchas variedades de quinua, pero las podemos clasificar básicamente en dulces y amargas. Siendo las dulces las de mayor precio.

En el Perú, el departamento de Puno es el que tiene la mayor variedad de quinua. Debido a su alto poder nutricional se convirtió, junto con la papa y el maíz en el alimento básico de los incas. De excepcional valor nutritivo gracias a su balance perfecto de carbohidratos, lípidos y proteínas. La quinua no tiene gluten y es de fácil digestión, mucho mejor que el maíz y el trigo.

Tiene un alto contenido de proteínas, y contiene los aminoácidos que necesita el cuerpo humano, por lo que puede reemplazar en algunos casos a la leche materna. Al combinarse con cereales como la soya mejora su valor proteico. Es una excelente fuente de fósforo, calcio, hierro, almidón, azúcar, fibra, minerales y vitamina E.

Las propiedades alimenticias de la quinua son tan ricas que la NASA la ha incluido en la dieta de los astronautas. Es muy consumida internacionalmente en países como Canadá, Estados Unidos y Japón.